Interim manager

26/03/2013 0 Comments

La complicada situación actual y la que se prevé para los próximos años, hace que muchas empresas necesiten apoyo externo para resolver situaciones y gestionar proyectos en los cuales las tecnologías de la información y la organización deben de estar alineadas con la estrategia empresarial, aportando valor añadido en cada área que conforme la empresa.

Existen estudios que indican que cerca del 85% de los proyectos de las tecnologías de la información sufren los siguientes problemas:

  • Retrasos en su finalización. Además de los problemas particulares de cada proyecto provocados por el incumplimiento de plazos, hay que sumar los costes internos, externos y de oportunidad de los profesionales involucrados, clientes y otros agentes.
  • Mala imagen exterior e interior, volviendo a repercutir en sus costes y motivación de los empleados.
  • Conflictos que reducen el rendimiento general de la organización.
  • Problemas con consultoras que pueden llegar a litigios legales.

Reflexione sobre las siguientes cuestiones:

  • Control  de las relaciones y contratos con los proveedores TI con el objetivo de mejorar el servicio aportado, reducir costes, negociación, y en su caso, buscar soluciones alternativas con garantías.
  • Ayudando al área de marketing en el contacto y el análisis de sus campañas.
  • Fortaleciendo la cadena de suministro de proveedores, almacenes y tiendas.
  • Proporcionando aquellos indicadores a dirección y al staff directivo en el control y acción para la mejora de sus resultados.
  • Organizando el departamento TI, incluyendo las mejores prácticas como ITIL, COBIT, Seguridad informática, así como su estructura en materia de recursos humanos.
  • Disponer de una arquitectura de sistemas acorde con las necesidades actuales y de crecimiento que aseguren un óptimo rendimiento, al mismo tiempo que reduzcan los costes y eliminen aquellos que no son necesarios.
  • Abordar proyectos, tanto su dirección como su supervisión y no cree no disponer del personal interno disponible para poder dedicar el tiempo necesario para que se desarrolle y finalice con éxito, asi como de los conocimientos específicos necesarios y el compromiso para un proyecto en concreto.
  • Intermediar para llegar a un final con éxito un proyecto estancado, o bien, donde las relaciones con el proveedor de consultoría se han deteriorado y es conveniente un nuevo aire para reconducir el proyecto con éxito.

Si ante cualquiera de las anteriores cuestiones, su respuesta es afirmativa, estaríamos ante una necesidad de un Interim Manager.

Es común que se pueda llegar a confundir el perfil de un Interim Manager con la de un consultor. Las diferencias son bastante importantes y se resumen en:

  • Un interim manager está en contacto constantemente con la parte directiva de la organización, contando con habilidades directivas como capacidades organizativas, de negocio, negociadoras, integradoras y en general una visión general de la estrategia empresarial de su organización.
  • Somos capaces de liderar, conciliar y organizar grupos de trabajo heterogéneos para gestionar el cambio o reconducir una situación.
  • Provenimos de puestos de alta dirección, habiendo formado parte de comités directivos, conocemos las inquietudes de la empresa y podemos aportar todo nuestro Know-How .
  • Aportamos objetividad. La selección de proveedores, soluciones tecnológicas y decisiones son objetivas, descartando tendencias parciales, con el punto de vista siempre en la mejora del negocio.
  • Nuestra visión es a tres niveles, corto, medio y sobre todo largo plazo, para que las decisiones tomadas hoy, las soluciones adoptadas, los proyectos abordados y las tecnologías instaladas a porten a los tres niveles los objetivos que la empresa necesita.

La complicada situación actual y la que se prevé para los próximos años, hace que muchas empresas necesiten apoyo externo para resolver situaciones y gestionar proyectos en los cuales las tecnologías de la información y la organización deben de estar alineadas con la estrategia empresarial, aportando valor añadido en cada área que conforme la empresa.

Existen estudios que indican que cerca del 85% de los proyectos de las tecnologías de la información sufren los siguientes problemas:

  • Retrasos en su finalización. Además de los problemas particulares de cada proyecto provocados por el incumplimiento de plazos, hay que sumar los costes internos, externos y de oportunidad de los profesionales involucrados, clientes y otros agentes.
  • Mala imagen exterior e interior, volviendo a repercutir en sus costes y motivación de los empleados.
  • Conflictos que reducen el rendimiento general de la organización.
  • Problemas con consultoras que pueden llegar a litigios legales.

Reflexione sobre las siguientes cuestiones:

  • Control  de las relaciones y contratos con los proveedores TI con el objetivo de mejorar el servicio aportado, reducir costes, negociación, y en su caso, buscar soluciones alternativas con garantías.
  • Ayudando al área de marketing en el contacto y el análisis de sus campañas.
  • Fortaleciendo la cadena de suministro de proveedores, almacenes y tiendas.
  • Proporcionando aquellos indicadores a dirección y al staff directivo en el control y acción para la mejora de sus resultados.
  • Organizando el departamento TI, incluyendo las mejores prácticas como ITIL, COBIT, Seguridad informática, así como su estructura en materia de recursos humanos.
  • Disponer de una arquitectura de sistemas acorde con las necesidades actuales y de crecimiento que aseguren un óptimo rendimiento, al mismo tiempo que reduzcan los costes y eliminen aquellos que no son necesarios.
  • Abordar proyectos, tanto su dirección como su supervisión y no cree no disponer del personal interno disponible para poder dedicar el tiempo necesario para que se desarrolle y finalice con éxito, asi como de los conocimientos específicos necesarios y el compromiso para un proyecto en concreto.
  • Intermediar para llegar a un final con éxito un proyecto estancado, o bien, donde las relaciones con el proveedor de consultoría se han deteriorado y es conveniente un nuevo aire para reconducir el proyecto con éxito.

Si ante cualquiera de las anteriores cuestiones, su respuesta es afirmativa, estaríamos ante una necesidad de un Interim Manager.

Es común que se pueda llegar a confundir el perfil de un Interim Manager con la de un consultor. Las diferencias son bastante importantes y se resumen en:

  • Un interim manager está en contacto constantemente con la parte directiva de la organización, contando con habilidades directivas como capacidades organizativas, de negocio, negociadoras, integradoras y en general una visión general de la estrategia empresarial de su organización.
  • Somos capaces de liderar, conciliar y organizar grupos de trabajo heterogéneos para gestionar el cambio o reconducir una situación.
  • Provenimos de puestos de alta dirección, habiendo formado parte de comités directivos, conocemos las inquietudes de la empresa y podemos aportar todo nuestro Know-How .
  • Aportamos objetividad. La selección de proveedores, soluciones tecnológicas y decisiones son objetivas, descartando tendencias parciales, con el punto de vista siempre en la mejora del negocio.
  • Nuestra visión es a tres niveles, corto, medio y sobre todo largo plazo, para que las decisiones tomadas hoy, las soluciones adoptadas, los proyectos abordados y las tecnologías instaladas a porten a los tres niveles los objetivos que la empresa necesita.

Luis Vilanova Blanco

luis@luisvilanova.es

Oficinas en Madrid y Valencia, con cobertura nacional.

606954593

 

 

 

About the Author:

Leave a Reply