La Seguridad Informática como Inversión

La Seguridad Informática como Inversión

Introducción

A menudo, cuando me he reunido con los departamentos presupuestarios y de finanzas de algunas empresas para explicarles el plan de Seguridad, su viabilidad y su coste, me he encontrado con la paradoja de que el único argumento al que verdaderamente se prestaba atención era al retorno de la inversión, o dicho de otro modo la pregunta era:

¿El riesgo merece la inversión?

Y es que la cultura de la reactividad frente a la preventiva está tan extendida, que si no se ha tenido recientemente un incidente de seguridad informática en una empresa, la lectura que se suele hacer es que “si no se está teniendo accidentes es que todo se está haciendo bien, para qué entonces hacer más inversiones”.

Se percibe entonces que la intención de inversión en Seguridad en la Información es inversamente proporcional a los resultados que se está obteniendo.

El ROSI, retorno de inversión en seguridad de la información

Tradicionalmente, para cualquier gestor una inversión debe tener unos ingresos superiores a la misma, de lo contrario no es viable.

¿Cómo cuantificar o medir entonces la rentabilidad de la seguridad?

El problema es que si bien podemos calcular el coste total de la inversión en Seguridad de la Información, los ingresos los deberíamos medir como el ahorro de costes ante un incidente en nuestros sistemas. Pero la opinión general en las empresas y de algunos profesionales de nuestro país es que es difícil de calcular y cuantificar.

Sin embargo, hay una manera de estimar los beneficios financieros (es decir, ahorro de costes) de seguridad de la información y de cuantificar la inseguridad.

En primer lugar, es necesario estimar el coste del daño potencial que se produciría ante un incidente, teniendo en cuenta los siguientes factores:

  • El alcance del incidente potencial, qué departamentos se verían afectados, unidades y procesos del negocio.
  • El coste externo de la reposición de equipos, bienes y materiales que fueron dañados por el siniestro.
  • El coste interno de los empleados dedicados a resolver el incidente.
  • Sanciones legales y/o contractuales si no se cumple con la legislación vigente o con nuestros clientes.
  • La pérdida de ingresos, tanto de los clientes actuales, como de los potenciales en el momento del siniestro.

El siguiente paso consiste en estimar la probabilidad del suceso. Para ello hay que tener en cuenta las amenazas y vulnerabilidades de  nuestro actual sistema, así como las medidas de seguridad existentes en el momento de la evaluación. La mejor manera es evaluar la frecuencia temporal con la que un incidente de este tipo podría tener lugar.

 Cuando se multiplica la esperanza de pérdida y la probabilidad del suceso, obtenemos la Esperanza Perdida Anualizada (ALE).

Por último, es necesario estimar cuánto va a costar las medidas de seguridad a implantar teniendo en cuenta los siguientes factores:

  • Valor de adquisición. Coste del hardware, del software, servicios de implementación, etc…
  • Valor residual de las medidas de seguridad.
  • Los costes externos de mantenimiento.
  • Los costes internos de mantenimiento, principalmente empleados destinados al efecto.

Cuando tengamos todos estos gastos en conjunto, sabremos si el  Retorno de Inversión en Seguridad es positivo o no (la disminución en el riesgo tiene que ser mayor que el coste total de las medidas de seguridad) es decir, que el cálculo de las posibles pérdidas anualizadas tiene que ser mayor que el coste anual de las medidas de seguridad adoptadas.

Por ejemplo, si el coste estimado para nuestra empresa de un ataque de un software malicioso es de 30.000 euros y la probabilidad de que esto suceda es una vez cada 5 años, el ALE resultante es de 6.000. Por lo tanto, cualquier inversión que impida el ataque de ese tipo de software por debajo de esa cifra en concepto de Seguridad en la Información sería rentable.

Conclusión

Aunque es difícil y laborioso confeccionar un informe económico al objeto de valorar el impacto real que tendría en nuestro negocio un desastre en la información, la realidad es que la mejora continua que nos garantiza la implantación de una norma como la ISO27001, y la elaboración frecuente de procesos para el cálculo del ROSI, permitirá que nuestro sistema de Seguridad se mantenga vivo en el tiempo y pueda así responder con las garantías oportunas y suficientes ante las nuevas amenazas en materia de seguridad que puedan ir surgiendo.



× ¿Cómo puedo ayudarte?