Pericial Informática, Ética vs Profesionalidad

Pericial Informática, Ética vs Profesionalidad

Introducción

En la actualidad los ordenadores y demás dispositivos de acceso a datos se utilizan no sólo como herramientas auxiliares de apoyo a diferentes actividades humanas, sino como medio eficaz para obtener, conseguir y en ocasiones manipular información, lo que las ubica también como un nuevo medio para cometer delitos.

El abanico de posibilidades que el fenómeno ha puesto a disposición de Gobiernos y de particulares, con rapidez y ahorro de tiempo y energía, configuran un marco de múltiples variables y de posibilidades de juego lícito e ilícito, en donde es necesario el derecho para regular la gran variedad de efectos del potencial de la informática en el medio social actual.

La rapidez del avance de la tecnología informática ha abierto las puertas a nuevas posibilidades de delincuencia antes impensables. La manipulación fraudulenta de las máquinas con ánimo de lucro, la destrucción de programas o datos y el acceso y la utilización indebida de la información que puede afectar la esfera de la privacidad, son algunos de los procedimientos relacionados con el procesamiento electrónico de datos mediante los cuales es posible obtener grandes beneficios económicos o causar importantes daños materiales o morales.

El avance tecnológico es directamente proporcional al aumento del nivel de los delitos relacionados con los sistemas informáticos registrados en la última década. Lo que pone a todos los países ante nuevos retos y amenazas.

El papel del peritaje

El perito informático es un perito judicial, que actúa bajo sus conocimientos técnicos para auxiliar a los tribunales de justicia sobre los puntos de litigio que son materia de su examen. En nuestro caso, respecto a temas relacionados con la informática. La función del perito informático consiste en el análisis de cualquier entorno informático, para dar fe de aquellos datos que puedan constituir una prueba o indicio útil para el litigio jurídico al que ha sido asignado.

Los códigos de ética, tal como se conocen en el mundo de las empresas, son sistemas de reglas establecidos con el propósito general de guiar el comportamiento de los profesionales de una disciplina y de aquellos con los cuales ésta actúa habitualmente. No obstante el profesional de la informática debe estar preparado para que un juez o una empresa le solicite un dictamen o peritaje informático y es evidente que este tipo de informes, en la práctica, deben estar firmados por alguien que posea el título oficial que corresponda a la materia objeto del dictamen y a la naturaleza de éste, actuando con Honestidad profesional, y obrando según ciencia y sabiduría.

Pero ¿Qué ocurre si quien solicita el peritaje informático es la parte de la defensa de un litigio?

Es decir:

¿El lector entraría en algún tipo de conflicto moral si ha de defender con su dictamen a un posible delincuente?

Profesionalidad

Cuando alguien acude a un profesional en busca de productos o servicios de calidad, espera de él que esté capacitado para atender sus necesidades, que sea competente y conozca adecuadamente su ámbito laboral. Espera sobre todo ser escuchado con atención, hasta el punto de que le ofrezcan lo que realmente cubre sus necesidades más allá de lo que realmente éste haya pensado o manifestado.

Las normas deontológicas de nuestro colectivo pretenden configurar las actitudes mínimas exigibles a un profesional del peritaje para que aporte un servicio acorde con lo expuesto. Hay quien afirma que la tecnología en sí misma es neutra y sólo el uso que hacemos de ellas es lo calificable.

Un perito judicial informático actuará de forma coherente con el interés general, y en concreto deberá, adecuadamente:

  • Acometer las actuaciones encomendadas siempre respetuosas, y en la medida de lo posible promotoras, de los valores sociales establecidos, los derechos humanos y las libertades fundamentales.
  • Regirse por los principios de convivencia y de legalidad democráticamente establecidos.
  • El respeto a las personas debe llevar a los peritos informáticos a no discriminar a ninguna por razones de raza, sexo, religión, opinión, nacionalidad o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.
  • Ejercer la profesión con responsabilidad.
  • Compromiso de veracidad.
  • Informar a las autoridades correspondientes sobre cualquier peligro real o potencial para las personas, la sociedad o el medio ambiente, que consideren puedan devenir del peritaje realizado.
  • Independencia de criterio, lejos de posiciones interesadas. Realizar su actividad en términos de máxima imparcialidad, cuando se encuentre ante intereses personales o institucionales contrapuestos.

Ética y Moral

Los orígenes de la ética se remonta a los principios mismos de la filosofía en la Antigua Grecia, y su desarrollo a lo largo de la historia ha sido amplio y variado.

Es el estudio racional de la moral, la reflexión y la justificación de determinadas actuaciones tanto a nivel individual como social. Es la doctrina que elabora afirmaciones y juicios. Es lo bueno frente a lo malo, lo correcto o lo incorrecto, lo prohibido o lo permitido. Las sentencias éticas valoran la actuación individual o colectiva, e incluso situaciones o cosas bajo el prisma de la moralidad. Es la regla o la norma por la que se rige la conducta frente a la sociedad.

La definición más restrictiva de la Ética Informática es el considerarla como la disciplina que analiza problemas éticos que son creados por la tecnología de los ordenadores o también los que son transformados o agravados por la misma, es decir, por las personas que utilizan los avances de las tecnologías de la información. Algunos de los autores se plantean si la cambiante sofisticación tecnológica plantea nuevos dilemas éticos o si las cuestiones éticas permanecen constantes.

En cualquier caso, ¿Es ético investigar para defender a un posible culpable de un delito informático?

La Constitución Española

La base de la garantía procesal de la defensa en juicio no versa sobre la culpabilidad o inculpabilidad previa del defendido. En el Juicio se establece la puja por la presentación de pruebas. Fiscal y Defensor reproducen las mismas ante el Tribunal y allí se determina si existen pruebas concretas para determinar la sentencia condenatoria o absolutoria. Si no hay pruebas suficientes, sería injusto condenar (aunque el defendido sea verdaderamente el autor del delito), porque podría también darse la situación en la que el defendido fuera inocente y sin esta garantía de la defensa en juicio estaríamos ante el peligro de condenar a un inocente.

Conclusión

El análisis de este artículo nos lleva a examinar la tensión existente entre el derecho a la defensa y los conflictos éticos. Sin embargo, la regulación de nuestro código de ética, La Constitución y los tratados internacionales de derechos humanos nos hacen afirmar que la labor del perito informático ante un posible caso de culpabilidad no sólo es válida, sino también necesaria.

Toda persona tiene derecho a tener la mejor defensa. Como perito informático debes creer en el sistema judicial, si el cliente es verdaderamente culpable será condenado seguramente, pero tú como perito le habrás brindado lo mejor de tus conocimientos y le habrás asegurado su derecho a la defensa.

Si de antemano sabes que es culpable y crees que no vas a poder actuar libre de prejuicios, es mejor no aceptar el peritaje.

Como dice un conocido aforismo: el grado de civilización de un pueblo se mide por la forma en que trata a sus grupos indeseables.



× ¿Cómo puedo ayudarte?